“Cuando falla lo económico, el racismo va colándose en las instituciones”, Beatriz Carrillo, presidenta de la Federación de Gitanas Universitarias Fakali.

“En vez de tener conciencia social para luchar contra la pobreza lo que se quiere es quitar de enmedio a los pobres”. Beatriz Carrillo, presidenta de la Federación de Gitanas Universitarias Fakali/Amuradi, ilustra su perfil de twitter (@BeaMCarrillo) con una foto del recientemente fallecido Nelson Mandela. Negros, gitanos, inmigrantes… todos tienen en común que cuando Dios aprieta, a ellos, sí les ahoga. Pero a Beatriz le quedan fuerzas (muchas) para pedir que la comunidad gitana no sea olvidada ni despreciada.




–Comunidad vulnerable donde las haya, ¿de qué manera está golpeando la crisis a las mujeres gitanas?

–El camino que nos habíamos marcado, el de la transformación y el cambio, nos está costando más que nunca. Con esta crisis estamos siendo más vapuleadas, con tasas de desempleo altísimas y un nivel formativo lamentable.

–¿Esto puede hacer que se pierda toda una generación de jóvenes gitanas?

–Pues claro que se podría perder y, por eso, hay que encontrar una solución de forma urgente. Lo que está pasando es trágico. Si ya tienen problemas serios para estudiar jóvenes que no son gitanos, imagínese los que sí lo son. Se les está poniendo muy complicado poder formarse.

–¿Y cuál es la respuesta que dan las instituciones?

–Uff, todos los días terminamos topándonos con lo de siempre: que estamos muy mal, que no hay recursos…

–¿Para dar respuesta a estas comunidades a las que la crisis está afectando de manera más dura solo hace falta dinero?

–Hombre, los medios son necesarios, de eso no hay duda. Los temas sociales son muy desagradecidos porque los resultados son a largo plazo. Pero también es verdad que hay que tener conciencia y ser rigurosos en el uso que se da a los fondos. Ahí está el caso del Polígono Sur. La situación es crítica después de todo el dinero que se ha invertido. No hay empleo y con la venta ambulante, que es el medio de subsistencia del 90% de los vecinos, tampoco consiguen llevar el pan a sus hijos.

–Aunque muy lentamente y en porcentajes todavía ínfimos, lo cierto es que en el Polígono Sur se habían conseguido reducir la violencia y las drogas, ¿ha habido un repunte por la crisis?

–No, no, la situación que se vive en el barrio es terrible, trágica pero no porque haya más violencia o droga sino porque las familias están sufriendo unas tasas de desempleo alarmantes.

–Todos los focos están puestos en el Polígono Sur, pero ¿detectan ustedes una situación igual de alarmante en otros barrios?

–Ya es que no se habla del Vacie, pero allí están cerrados los espacios en los que nosotros ofrecíamos cursos y acompañamiento a las mujeres. Estamos tramitando una solicitud al Ayuntamiento para saber qué es lo que ha pasado. No sabemos nada.

–¿Las mujeres gitanas aspiran a equiparse a las payas?

–No se trata de compararnos. Las mujeres gitanas tenemos nuestra cultura y a lo que aspiramos es a disfrutar de la misma igualdad. Hay cosas comunes y cosas en las que nos diferenciamos.

–¿Coincide usted con los que advierten de que en España se han incrementado los actos y comentarios racistas?

–Estamos muy preocupados con este asunto. Aquí [por España] queda muy poco para que explote algo. Lo vemos en las redes, en la calle… Cuando falla lo económico y si no hay compromiso y conciencia política para ayudar a los que más lo necesitan, el racismo va colándose en las instituciones.

–¿Han denunciado ustedes ante la Justicia acciones racistas?

–En el juzgado de guardia pusimos una denuncia contra el programa Palabra de gitano (Cuatro). Era horrible, horrible e increíble que en pleno siglo XXI tuviéramos que ver mensajes en las redes sociales del tipo “hay que gasearlos”, “que vuelva el Holocausto”.

El camí entre espines de Cécile Kyenge, ministra italo- congolesa per a la Integració.

Era agitat el mar de Sicília, ara fa uns dies, quan va arribar una barcassa amb 240 immigrants eritreus, a pocs metres de la platja de Ragusa 14 d'ells, avarats a pals pels motoristes, van morir ofegats, allargant la llista dels milers que van perdre la vida al mar Mediterrani, abans de poder tenir accés al destenyit somni del benestar europeu.


                                                                       Cecile Kyenge

Els supervivents es van dispersar pel camp, allargant al seu torn la llista d'immigrants il·legals que malviuen al país.

Agitat segueix també el mar de la política italiana, per les rebequeries deBerlusconi que després de la condemna definitiva per frau fiscal per part del Tribunal Suprem, en lloc de dimitir, volia obligar a dimitir els senadors del seu partit, fent perillar el govern, just quan el país necessita definir importants lleis per enfrontar la difícil conjuntura econòmica.

Si hagués caigut el govern, s'hagués interromput també la breu experiència com a ministra de la Integració de Cecile Kyenge, 48 anys, metgessa oculista diputada del Partit Demòcrata, i des de temps activista en el tema dels drets de les persones immigrades. Arribada a Itàlia als 19 anys amb una beca per estudiar medicina, que va perdre per no haver-se presentat a temps éssent per això que es va adaptar a viure en un convent treballant com a cuidadora de gent gran, fins que va poder regularitzar la seva situació legal. Després es va casar amb un enginyer italià i va poder exercir la seva professió. Com a primera ministra "morena" a Itàlia, (com ella orgullosament es defineix) en un ministeri de recent constitució i sense pressupost,Kyenge ha estat encarregada l'abril passat de la difícil tasca de fer acceptar als italians i a les italianes que el " Bel Paese " s'està tornant una societat multicultural.

Si es considera normal que Benetton compri 900.000 hectàrees de terra a la Patagònia per produir llana o pagar miserables salaris a les dones de Bangla Desh per cosir les seves peces, per què no hauria de ser normal que gent de països empobrits per les relacions neocolonials amb el Nord del món i els seus propis governs corruptes, busquin fora millors condicions de vida?

El treball de Cecile Kyenge ha consistit en dialogar amb la gent de totes les maneres possibles, arribant a donar conferències en dues o tres ciutats al dia, proposant com a prioritària per a la integració entre locals i estrangers i estrangeres una llei que atorgui ciutadania als fills i filles d'immigrants, nascuts a Itàlia, (com ja es fa a França i altres països) . En molts llocs Kyenge ha estat apreciada per la seva senzillesa i sinceritat. No s'ha de avergonyir, diu, per tenir 37 germans i haver crescut en una família poligàmica de la que té bons records, sense per això considerar-la el millor sistema de vida. Però la seva mateixa presència ha desencadenat en uns representants de la Lliga (partit de dreta que no té més del 5 % dels vots, però que ha estat important aliat de Berlusconi) una ona d'insults que han repercutit àmpliament en l'opinió pública, encenent polèmiques. El vicepresident del Senat, Roberto Calderoli, després d'haver-la ofès fomentant una onada de protestes, oficials i no oficials, va haver de cridar-la per disculpar-se.

"S'ha ofès Itàlia", va respondre ella . "És un problema institucional i no personal ", segueix repetint. De la resta, els insults s'han tornat pa quotidià a les relacions polítiques en els últims vint anys de govern del "Cavaliere", en un trist procés de degradació de la vida civil, mentre s'exaltaven com a valors l'enriquiment a qualsevol preu, i un edonisme sense límits . Els resultats han estat que mentre el "Cavaliere " en aquests vint anys ha augmentat 26 vegades les seves rendes, Itàlia s'ha empobrit i molts dels seus empresaris es suïciden per no tenir prestecs dels bancs .


 “Si acabas con el racismo, se abrirá un mundo nuevo ” 

Ha estat un mal o no per al país la immigració sobtada de les últimes dues dècades, que ha transformat de manera irreversible la vida de moltes comunitats locals? És una de les FQ (preguntes freqüents), que es fa la velleta desorientada perquè ja no és tan segur portar a passejar el gosset al veïnat, "amb totes aquestes cares d'estrangers per aquí ", o el noi acabat de diplomar-se que busca feina i creu que l'hi estan robant els forans. Una altra por molt freqüent, amplificada pels polítics conservadors per finalitats electorals, és que l'entrada contínua d'immigració pugui provocar una baixada de salaris i de la productivitat: però, una anàlisi més freda llança dades diferents. Per exemple, que són les regions italianes més pròsperes, les del Centre Nord, les que han acollit amb èxit la majoria d'immigrció, mentre que al Sud, on hi ha molt atur, sí que hi ha condicions de treball inhumanes per a elles i per a ells. Una altra dada és que de 4 persones que compliran 65 anys a Itàlia en els propers vint anys, n'hi haurà només 3 que en compliran 20, i d'elles només 1 està disposada a treballar en una fàbrica. Ergo, molts treballs manuals, en l'agricultura, l'artesania i la indústria, serà cada vegada més a càrrec de persones estrangeres. Alemanya ja en té tantes com Itàlia, mantenint però millors salaris i millor productivitat.

Una altra dada important és que dels cinc milions de persones immigrades legals al país, un milió són dones ocupades en la cura de la gent gran, anomenades " badanti ", fet que permet que Itàlia sigui a Europa el país amb menor percentatge de gent gran en residències (un terç respecte a Holanda i Regne Unit) . Encara que en els millors dels casos es crea una relació de familiaritat entre assistenta i assistit o assistida, en altres casos és gràcies al immens sacrifici de dones que han de deixar els seus fills i filles a cura d'altres familiars, amb seqüeles de vegades importants a nivell psicològics en els nens i nenes, que se senten abandonats i abandonades.

A diferència d'altres països europeus que van tenir imperis, com Gran Bretanya que té una majoria d'immigrants asiàtics, o França amb una forta presència magribí, Itàlia té immigració provinent de 194 països, amb treballs en petites o mitjanes empreses, constituint un dècim de la nostra força treball. Generen PBI, sostenen amb els seus impostos el sistema de pensions, consumeixen i de vegades emprenen negocis, però falta una estratègia d'integració per part de l'Estat, que les i els consideri com a persones i no com a simples braços . Al contrari, s'ha orquestrat de part dels últims governs, com s'ha vist, una campanya d'odi cap als i les immigrants. A nivell local, en canvi, contra vents i marees, s'està realitzant una infinitat d'experiències reeixides d'integració. En classes totalment formades de nens i nenes provinents de molts països del món, com les que es troben en certes zones industrials del Nord-est, hi ha mestres que fan miracles perquè tots els nens i nenes tinguin un bon aprenentatge; hi ha barris on es creen biblioteques multiculturals, i iniciatives de diàleg interreligiós que milloren notablement les relacions en el veïnat (com al barri Sant Salvario de Torí), totes elles experiències que des d'uns anys ença es troben en un congrés anual per enfortir-se i expandir-se.

Per superar l'odi cap a les persones estrangeres "invasores" a una actitud de simple "bona voluntat", és bo madurar una reflexió fent també una ullada a la història, suggereix Umberto Eco, el famós escriptor i filòsof, autor d' "El Nom de la Rosa".

D'antuvi , s'observa en molts estudis que els nois fills de la immigració que neixen a Itàlia comparteixen gustos amb els seus coetanis, i les aspiracions de les noies xineses o indianes són més orientades cap a la carrera que cap a la família, i volen menys fills que les italianes, tot i que provenen de famílies nombroses. És evident que s'està donant un canvi cultural, no exempt de conflictes.

En aquesta turbulenta conjuntura política italiana, si Cécile Kyenge segueix com a ministra, afavorirà una reflexió calmada en una societat que encara té dificultat a percebre's com multicultural. El que és cert és que passi el que passi, seguirà com a activista, i en aquest camí no està sola.

 Gisella Evangelisti.



“Nosotras no estudiamos la migración. Nosotras dibujamos lo vivido”

Este año, el colectivo de arte Migrantas cumple una década. Y lo celebra en Berlin, con nueve talleres, una exposición en el Ayuntamiento y acciones de intervención urbana. Es parte de su serie Bundesmigratinnen, en la que recogen, en forma de pictogramas, las voces y experiencias de las mujeres migrantes en Alemania .


Marula y Florencia llegaron a Berlin en 2002. Dejaban atrás una Argentina sumida en una profunda crisis económica, que meses más tarde desembocaría en el ya famoso corralito. “Empecé a hacer dibujos sobre cómo me sentía siendo extranjera”, recuerda Marula. “Para mí, era una situación nueva. A través de mis dibujos, que compartía con Florencia, empezamos a hablar muchísimo de lo que nos estaba pasando.”

Aquellos dibujos, convertidos en pictogramas, se editaron como afiches, se expusieron en Buenos Aires y se publicaron en un pequeño libro, que se agotó. “Era diciembre de 2003. Se estaba marchando mucha gente de Argentina. Recibimos un montón de emails preguntándonos cómo nos sentíamos, cómo se conseguían los visados… Incluso si aquello no era una campaña del Gobierno para que la gente no se marchara”. 

Entonces, Florencia mostró aquel libro a una trabajadora de origen peruano, miembro de una asociación de mujeres. “Nos dijo: esto es muy lindo pero… Es una parte mínima de la experiencia de la migración. Hay muchas otras miradas.” 

Y así, al concepto inicial se añadieron los talleres. Una pieza clave, pues es ahí donde la diversidad del fenómeno migratorio deja de ser una abstracción y toma cuerpo, en las historias personales que comparten las participantes.

A Marula y Florencia, artista y diseñadora gráfica respectivamente, se unió Estela, socióloga especializada en los desaparecidos de la dictadora argentina. “Así se gestó el formato actual. Se parte de un dibujo en el que cada participante cuenta cómo se siente. Los dibujos se seleccionan y se pasan a pictogramas y esos pictogramas van a la calle”. Carteles, postales o inserciones en los medios… Los pictogramas de Migrantas se inscriben en el espacio público como una suerte de señalética de la migración: sintética, accesible y sin barrera idiomática. “Este sistema, que habíamos hecho para nosotras mismas, sigue siendo la base de nuestro trabajo”.

“La nuestra es una mirada desde la acción” 

Lápiz, papel y diez minutos para contestar, mediante un dibujo, a una pregunta sencilla: qué quieres que los demás sepan de ti, de tu vida en este país, como extranjera. Y empiezan a brotar las experiencias.“El dibujo es la expresión más inmediata, después de la palabra. En ella se vuelcan, de forma consciente o inconsciente, un montón de cosas”. Cada dibujo se convierte así en un pretexto para narrarse a sí misma frente a las demás y frente a la sociedad, ese afuera que a menudo desconoce la realidad cotidiana de las migraciones. 

“Aquí en Alemania se estudia y se escribe mucho sobre la migración, pero lo hacen los propios alemanes. Nosotras no estudiamos la migración. Nosotras hacemos base. Nosotras decimos: empiecen a escribir ustedes también, señoras. La nuestra es una mirada desde la acción, desde lo vivido. Nosotras dibujamos como todas las demás, en un diálogo horizontal. Eso es lo hace verídico”. 


En los talleres de Migrantas no se habla de políticas migratorias, ni de la subjetividad migrante, ni de desequilibrios globales. Para eso, hay otros lugares. Se habla de la experiencia íntima y cotidiana. De las infra-historias. Del aislamiento o el miedo al futuro. De los logros, las expectativas y los aprendizajes. Esta centralidad de la experiencia es una de las razones por las cuales sus talleres resultan tan empoderantes: porque lo subjetivo produce significado. Porque, como dijo la poeta afroamericana Audre Lorde, “la destilación de la experiencia genera pensamiento, igual que los sentimientos generan ideas, igual que el conocimiento genera (y precede) al entendimiento”. 

 “Vengo del agua” 

Tanto en Alemania como en España, donde Migrantas han llevado a cabo sus talleres, la nacionalidad se transmite por derecho de sangre. Es decir, por filiación. Las hijas e hijos de inmigrantes no adquieren automáticamente la nacionalidad del país en el que han nacido. “En Alemania hemos hablado con migrantes de segunda o tercera generación. Que nacieron acá, vivieron acá y que te dicen que no son de acá. Es un poco… Es complejo para el avance de la persona. Y para la sociedad misma porque supone no reconocer al otro. Pero a la vez, tampoco tienen ni la menor idea de la cultura de sus ancestros. Lo que tienen es una interpretación de esa cultura real. Esto desgaja un montón de relaciones con el lugar y la cultura, se crean abismos”. 

Sin embargo, las experiencias de migración encontradas en ambos países han sido radicalmente distintas. “España fue para nosotras otro mundo. Las problemáticas fueron totalmente otras. El idioma ya no era el tema, un poco más entre los africanos, pero tampoco, a diferencia de Alemania donde tiene una importacia central. Fue la primera vez que hicimos talleres con hombres y le pregunté a uno: ‘¿Vos de dónde venís?’ y me dijo: ‘Vengo del agua’. Era alguien que había llegado en patera. Y pensé: estoy viendo aquello que hace años leí que sucedía en Europa”. 

“Con ellas, no tenés que explicar” 

Este año, vuelven a hacer talleres en Berlin. Seis con asociaciones de mujeres turcas, griegas, kurdas, africanas, latinoamericanas y tres con grupos abiertos, más cercanos al mundo del arte, en la Casa de las Culturas del Mundo (HKW, Haus der Kulturen del Welt) y el Instituto Cervantes, donde hay un “interés especial”, debido a la nueva ola migratoria en procedencia del Estado español. 

¿Pero existe una experiencia migratoria específica de las mujeres? Migrantas no lo duda. “Los hijos y la familia son una preocupación constante. Con todas las diferencias entre cada caso, esta es una conexión clara. En tu país podés tener una preocupación, un hormigeo en torno al futuro de tus hijos, pero acá está mucho más presente.” 

Además, al menos en Alemania, las mujeres migrantes están más relacionadas con estructuras de organización colectiva. Ellos van “al café o a los locales de apuestas” mientras que ellas, monitorizadas por su propia comunidad y por el Estado, se juntan en asociaciones. “De kurdas, de turcas, de griegas… Aquí hay muchos colectivos de mujeres. Son centros de ayuda a la familia o que dan cursos de idioma, grupos organizados donde las mujeres se juntan de forma regular.” Pero, ante todo, añade Marula, “con ellas es más rápido el empoderamiento. Hay un entendimiento inmediato hacia lo íntimo, lo subjetivo. Muchas cosas que una ya sabe, que simplemente con una, dos pautas ya es suficiente. No tenés que explicar”. 



Migrantas en Facebook: 

Les preguntes equivocades sobre Bangladesh.



En les últimes setmanes les grans empreses de moda han encetat un debat molt còmode sobre si han de quedar-se a Bangladesh o no. Després de l’enfonsament de l’edifici Rana Plaza a Savar, Bangladesh, que ha causat la mort de 600 treballadores de la confecció, experts dels mitjan de comunicació estàn debatint-se sobre si les marques deurien proveir-se o no a Bangladesh, creant llocs de treball per a les treballadores, o eixir del país i portar-se els llocs de treball amb ells.

Però aquesta pregunta està equivocada.

La qüestió no és si una empresa ha d’estar a Bangladesh o no. Sinó què i cóm ho fa quan es proveeix a Bangladesh.

“Estar o no a Bangladesh” no és una carta blanca per mantenir l’estatus. Si una empresa realment vol ser una “força de bé” (com diu més d’un empresari) ha de fer molt més que simplement aparentar-ho. Ha de comprometre’s amb les bangladeshes i els sindicats internacionals en un programa de seguretat dels edificis integral, eficaç i transparent que no expose a les treballadores a autèntiques trampes mortals. Ha d’exigir que les treballadores i treballadors de Bangladesh tinguen dret a l’organització sindical i negociar col · lectivament sense repercussions.

I si realment volen “treure a la gent de la pobresa” – de nou com diuen els empresaris- llavors han de assegurar-se que les seues treballadores reben un salari digne. Perquè fins i tot després de treballar de 12 a 13 hores cada dia, les treballadores de la confecció segueixen vivint en la pobresa extrema, fins i tot pels estàndards de Bangladesh.

Les empreses s’omplen la boca parlant de la creació de llocs de treball a Bangladesh, com si la creació d’ocupació per si sola els absolguera de responsabilitat davant les condicions de misèria, fins tot mortals, i els salaris de misèria que les seues treballadores reben a les fàbriques. Això no és així. Així que anem a deixar de preguntar-nos si una empresa ha d’estar a Bangladesh o a d’eixir del país. En el seu lloc anem a preguntar-nos si l’empresa està disposada a prendre mesures per a crear llocs de treball estables i segurs, on les treballadores i els treballadors tinguen el dret a organitzar-se, i rebre un salari digne.

Està és la qüestió.

Font: Kevin Thomas, Director of Advocacy for the Maquila Solidarity Network (MSN)

L'1 de maig les dones sortim al carrer per reivindicar la visibilitat 

i el repartiment de TOTS els treballs: productiu, domèstic, reproductiu i de cura. 

Contra l'explotació i la despulla de les persones en benefici del model patriarcal capitalista. 

Per una vida digna de ser viscuda, no pagarem els seus deutes ni les seves crisis!  

                                                                                                                     Joana Garcia Grenzner
  

26 d'Abril - Dia de la Visibilitat Lèsbica.



El Dia de la Visibilitat Lèsbica commemora cada 26 d'Abril, des de fa 5 anys, no només la sortida de l'armari de les lesbianes sinó la inclusió de la realitat lèsbica en mitjans de comunicació, polítiques públiques, àmbit educatiu, etc.

El 26 d'abril, és un dia assenyalat per a totes les lesbianes des que fa 5 anys diversos col·lectius de l'Estat espanyol van organitzar una jornada històrica que es va emmarcà en l'Any de la Visibilitat Lèsbica que la Federació Estatal de Lesbianes, Gais, Transsexuals i Bisexuals (FELGTB) promogué el 2008 amb la finalitat d'abordar com a prioritat el principal problema que afecta les lesbianes: la invisibilitat.

Més de 14 ciutats d'arreu de l'estat espanyol realitzaren diversos actes on la diversitat i la visibilitat lèsbica es feren presents, per trencar així amb els prejudicis i el desconeixement que té la societat sobre la realitat lèsbica. Fou un pas ferm i històric cap a la plena igualtat de les lesbianes, ja que aquell dia  van sortir al carrer per dir que existeixen i per lluitar contra la invisibilitat que pateixen per gran part de la societat, negant la seva sexualitat per ser dones, el que propicia que tinguin una major dificultat per a rebre el tracte adequat per part del personal sanitari, família o professorat que els homes homosexuals.

Aquesta jornada pretén doncs servir d'estímul perquè les dones lesbianes superin les traves imposades i puguin viure la seva orientació sexual amb llibertat, així com per reivindicar la sortida de l'armari de totes elles.

"Actuem per la ciutadania global i la mobilitat humana com a dret".


Aquesta es una campanya de la Red de Migración, Género y Desarrollo integrada per diverses organitzacions de dones migrades que actuen a Catalunya, L'Estat espanyol i Europa, des de diferents àmbits, amb la finalitat de promoure l'enfortiment de les capacitats col·lectives i organitzatives de les dones i desenvolupar accions d'incidència política per promocionar, protegir i defensar els drets humans de les persones migrades.

Percepcions davant conceptes que marquen les nostres vides i relacions. Aquest audiovisual realitzat per Fabiola Llanos (La Independent) forma part del projecte Alçant les veus de les dones migrades contra el Racisme, realitzat per la Red de Migración, Género y Desarrollo i l'Agència de Notícies amb visió de Gènere, La Independent. Amb el suport de Calala - Fondo de Mujeres i Open Society Foundation.


¿Qué diría hoy Virginia Woolf?, per Elvira Altés.


¿Qué imagen de las mujeres y de sus logros nos transmiten hoy los medios de comunicación? Cuando están a punto de cumplirse 72 años de la muerte de la autora de Una habitación propia, podemos recordar lo que dejó escrito después de dar un vistazo a los titulares de un periódico: “Ni el más fugaz visitante de este planeta que cogiera el periódico podría dejar de ver, aún con este testimonio desperdigado, que Inglaterra se halla bajo un patriarcado”. Así pensaba la insigne escritora a finales de la década de los años veinte del siglo pasado, pero ¿qué opinaría ahora ante las cifras de presencia y ante las formas de representación que la información y la publicidad ofrecen de las mujeres?

A nadie se le escapa la importancia que los medios de comunicación han ido adquiriendo en nuestra sociedad en el proceso de construcción de la identidad de los individuos. La prensa y los medios audiovisuales nos proponen diversas imágenes de protagonistas de la actualidad, nos muestran sus acciones, sus palabras y su participación en los asuntos públicos (mucho menos en los privados), indicando a través de mensajes implícitos (casi subliminales) cual es el lugar que les corresponde, sancionando positiva o negativamente su papel en la sociedad. La escasa presencia en las noticias o la reiterada ausencia de mujeres en algunos espacios de los medios, como en Economía, así como las formas estereotipadas con que se las describe, sobre todo en la publicidad, aunque también en la información, son algunas de las características que muestran los medios.

Los estudios señalan que es igual de significativo el número de mujeres que participan en un coloquio o tertulia como el tiempo que en esos espacios se les concede la palabra o la forma en que se las presenta. Ya que si tomamos el ejemplo anterior, de un análisis realizado durante dos semanas del pasado febrero, http://lamentable.org/?page_id=4439  en siete tertulias de emisoras de radio y televisión, tanto públicas como privadas, la visibilidad de las mujeres comparada con la de los hombres es del 27%. Por si no fuera suficiente la evidencia de que el 78% de las voces que opinan son masculinas, deberíamos preguntarnos por el tiempo en que cada interviniente detenta la palabra, ya que si se llegara a cronometrar los tiempos de intervención observaríamos que a las mujeres se les concede la palabra en menor proporción y a menudo se hace referencia a ellas por su nombre, obviando el apellido y el cargo.

En cuanto a la presencia de las mujeres en las secciones o en los suplementos de Economía de prensa, radio y televisión, según un estudio que he llevado a cabo para Ayuda en Acción y su programa Mujeres y Hombres por la Igualdad, http://www.ayudaenaccion.org/decimos/noticias/2012/11/12/representacion-y-tratamiento-de-las-mujeres-y-el-genero-en-la-informacion-sobre-economia/ en el que hemos tomado diversas aproximaciones, como lo medios generalistas internacionales y nacionales, según el GMMP 2010, y el análisis de cuatro medios especializados, las menciones femeninas representan a dos de cada diez personas que aparecen en esos medios. Sorprende comprobar cómo en un momento en que los medios se han hecho eco de los discursos de la economía para explicar las razones de la actual crisis, el punto de vista de género y las voces expertas de las mujeres en ese campo están llamativamente ausentes.

Siguiendo con la información, en el estudio internacional que se realiza en todo el mundo cada cinco años, el llamado Proyecto de Monitoreo Global de Medios, ¿Quien figura en las noticias? www.whomakesthenews.org    En 2010 solo el 24% de las personas sobre las que se lee en las noticias de la prensa, se escucha en la radio y se ven en televisión son mujeres. En contraste con el 76% de hombres, es decir, más de una tercera parte de presencia masculina. Por si alguien cree que en el ciberespacio las cifras arrojan mayor igualdad, después de monitorear 84 sitios web, el resultado alcanza el 23% de menciones femeninas, con el agravante que el 16% de las mujeres que fueron sujeto de las noticias en línea fueron presentadas como víctimas, en contraste con los sujetos masculinos que son el 5%. Un estereotipo, el de la víctima, que desde hace casi dos décadas ha incrementado de manera paradójica la presencia de mujeres en los medios, que de ese modo tienden a mostrar los aspectos más vulnerables de la feminidad tradicional. 

Así, los escaparates mediáticos se encargan de exhibir a la víctima, la madre sufriente, ridiculizar a las famosas o estigmatizar a las prostitutas, a menudo sin darse cuenta que apelando a estas imágenes refuerzan los distintos estereotipos de la mujer, como un ser débil, sin voluntad, superficial o vana. En este mismo estudio se afirma que el 46% de las noticias refuerzan los estereotipos de género, en comparación con el 6% que los cuestionan.

Y si los estereotipos aparecen en la información, cuando hablamos de publicidad, su uso y abuso es notorio. Si entendemos que el estereotipo es una forma simple de enviar un mensaje, se comprende porque la utilización de ese mecanismo es tan caro a los medios y a la publicidad. No obstante, en una sociedad compleja como la que habitamos, pretender condensar significados diversos en un constructo sencillo, que pueda además funcionar en distintos contextos, es una quimera además de un error. Sabemos que el tiempo/espacio de que disponen los medios es escaso y caro, pero olvidar la pluralidad y seguir reproduciendo actitudes, roles y escenarios tradicionales de hombres y mujeres no contribuye en absoluto a incrementar la igualdad y la democracia. Creemos que con estos datos Virginia Woolf no dudaría en afirmar que todavía seguimos bajo la ley del patriarcado.



“Valencia tolera la ultraderecha y no condena el falangismo y el fascismo”

La politóloga Anna López ultima su tesis sobre la efervescencia de la nueva ultraderecha. Su trabajo analiza España 2000, la formación extremista valenciana que emergió hace dos años al pasar de dos a cinco concejales.

López (Barcelona, 1984) defiende un “cordón sanitario” para atenuar el protagonismo ultra.

La politóloga Anna López ultima su tesis sobre la efervescencia de la nueva ultraderecha


Pregunta. La Comunidad Valenciana representa uno de los tres ejes de la ultraderecha española, junto con Madrid y Barcelona. ¿Por qué?
Respuesta. La autonomía refugió a nazis en Alicante, arrastra el peso de grupos falangistas y fascistas de la Transición y acoge la figura de un empresario que procede de estos movimientos. Además, el sistema político de la Comunidad Valenciana es bipartidista. Hay muchos desencantados. Aquí carecen de un candidato como la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen. Cuando José Luis Roberto, presidente de España 2000, sea sustituido por un joven con buena presencia, un candidato con un discurso maniqueo, tendremos un serio problema, tal y como ocurrió con los Auténticos Finlandeses dirigidos por el politólogo Timo Soini [12,4% de votos en las municipales de octubre de 2012].
P. ¿A qué responde el despegue electoral de los ultras valencianos?
R. A la situación económica. Estas formaciones recogen a desencantados del sector más duro del PP, a críticos con los partidos tradicionales, y a quienes rechazan la inmigración y el islam. En la Comunidad Valenciana existe un caldo de cultivo. El deporte, con el boxeo y el fútbol, es su punto de partida.

P. España 2000 presenta un discurso antisistema y, en paralelo, amaga con organizar el concierto de un grupo neonazi italiano…

R. En Valencia existe tolerancia con la ultraderecha. No se condena el falangismo y el fascismo.

P. ¿Qué conexiones tiene la ultraderecha valenciana con sus homólogos europeos?

R. Las juventudes de España 2000 se han reunido con Blocco Studentesco [un sindicado italiano neofascista de estudiantes], Juventud Nacional Italiana y los extremistas belgas de Vlaams Belang. El ideólogo del partido, Ernest Milà, fue invitado como ponente a un ciclo con los ultranacionalistas serbios de Dverin.

P. El noruego Anders Breivik mencionó a la ultraderecha valenciana en Internet antes de asesinar en 2011 a 77 personas. ¿Existe algún tipo de conexión?

R. No hay relación directa. El problema es que la red ofrece muchas posibilidades. Breivik estudiaba cada caso a través de Internet.

P. ¿Se financia la ultraderecha valenciana con la prostitución?

R. Esa conexión no se puede demostrar.

P. Europa asiste al despegue de formaciones populistas de extrema derecha. ¿Por qué España es ajena al fenómeno?

R. Porque hay un bipartidismo muy importante. El problema [del ascenso de los extremismos] se observará en las elecciones generales y europeas. Y cuando la crisis alcance su peor momento. Los ultras carecen de un candidato con posibilidades.

P. ¿La ultraderecha valenciana tiene cantera?

R. Se modernizan por sus jóvenes. En la Operación Panzer [presunta trama neonazi desmantelada en 2005] había universitarios. Ya no hablamos de un grupo de locos.

P. ¿Qué estrategias de captación tienen los extremistas?

R. La presencia mediática. Hay que aplicarles un cordón sanitario. Ponerles la etiqueta sin hacerles propaganda. Su estrategia es similar a la de los extremistas europeos de Amanecer Dorado o el Frente Nacional francés. Sus campañas son locales. En Valencia los partidos han perdido el norte. El PSPV encadena crisis y el PP arrastra la corrupción. Los grandes se alejan de los ciudadanos, los ultras se acercan.

P. ¿Cuál es el perfil del votante de partidos extremistas?

R. Jóvenes parados, electores de entre 30 y 45 años desencantados con los partidos grandes.

P. ¿Existe alguna relación entre el secesionismo lingüístico y la ultraderecha?

R. Es una lucha histórica. La extrema derecha es ultrapatriota y se suma al secesionismo para combatir al catalanismo. Por eso los ultras valencianos son incompatibles con Plataforma per Catalunya (67 concejales).

P. El informe Raxen del Movimiento contra la Intolerancia situaba en 2010 a la Comunidad Valenciana como líder de delitos de odio. ¿Por qué?

R. Porque hay permisividad de las instituciones. En la Comunidad se celebran batidas, como la del barrio valenciano de Patraix del pasado agosto. Hay mucha violencia.

P. ¿Ha sufrido amenazas por investigar a la ultraderecha valenciana?

R. Me coartaron en los foros de militantes de España 2000. Me advirtieron que tuviese cuidado con lo que escribía, que me lo iban a explicar en persona. Me intimidaron.


La OIT denuncia las condiciones «deplorables» del trabajo doméstico.

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) basado en estadísticas oficiales de 117 países y territorios publicado hoy, en Ginebra, al menos 52 millones de personas en el mundo trabajan como empleados domésticos bajo condiciones deplorables, horarios interminables y ausencia de legislación específica que controle estos abusos.

De acuerdo con el informe el 80 % de los empleados domésticos son mujeres que se ocupan de las tareas de limpieza y del cuidado de los niños bajo las órdenes de empleadores sin escrúpulos que no los consideran como trabajadores de pleno derecho sino como «sirvientes» o «miembros de la familia».

El informe señala que entre los años 1990 y 2010 el número de empleados domésticos en todo el mundo aumentó en 19 millones, la mayoría de los cuales eran emigrantes de género femenino que iban buscando trabajo a países de Asia, de América Latina y de los países del Cáribe. 

No tiene en cuenta el empleo infantil.

La OIT estima que la cifra anunciada no refleja la realidad ya que no se han tenido en cuenta los niños menores de quince años, unos 7’4 millones en 2008, por lo que actualmente podrían existir decenas de millones de personas más que trabajan en estas condiciones.

Debido a la informalidad en la que suelen trabajar este tipo de empleados los investigadores no consiguen dar una cifra que refleje con exactitud los trabajadores de esta categoría. Expertos independientes coinciden al afirmar que en el mundo hay más de 100 millones de los cuales el 90 por ciento son mujeres. 

Sin regulación.

Según la agencia de Naciones Unidas, el 56 por ciento de los empleados domésticos trabaja en circunstancias en las que no existe ley que limite sus horas de trabajo y el 45 por ciento no tiene derecho a tomar ni siquiera un día de descanso a la semana.

«Los empleados domésticos están frecuentemente expuestos a horarios más largos que el resto de los trabajadores y en numerosos países no tienen los mismos derechos al descanso que los demás, esta vulnerabilidad los puede convertir en víctimas de abusos », declaró la subdirectora de la OIT, Sandra Polaski.

Este informe es el primero que se realiza tras la adopción, en 2011, de una convención internacional sobre empleados domésticos que a pesar de haber sido considerada en su momento como « un avance trascendental » ha sido ratificada por sólo tres países de los 183 que forman parte del organismo. 

Vulnerabilidad.

Los expertos de la OIT subrayan la vulnerabilidad de los empleados domésticos, sólo el 10 % están cubiertos por la legislación laboral en vigor para los demás trabajadores y más del 25% están excluidos completamente de cualquier tipo de legislación.

Más del 50% de los empleados domésticos no tiene límites en su horario de trabajo y el 45% no tiene derecho a tomarse ni un sólo día de descanso a la semana. Además el estudio precisa que sólo la mitad de estos trabajadores tienen derecho a un salario equivalente al del resto de los trabajadores.

Esta situación se explica, según el informe, por el hecho de la mayoría de los empleados domésticos son migrantes que ignoran el idioma y las leyes locales lo cual los expone a prácticas laborales abusivas, a situaciones de violencia sexual o psicológica, al trabajo gratuito y a condiciones de vida indignas.



 
España es, junto con Francia e Italia, el país europeo que registra un mayor número de trabajadores domésticos, según el estudio Trabajadores domésticos en el mundo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En 2010 había 747.000 trabajadores en este sector, frente a los 355.000 registrados en 1995. Francia tenía 589.900 en 2009. Un patrón compartido por otros países europeos es la contratación de mujeres inmigrantes, para quienes el trabajo doméstico es el punto más accesible de entrada al mercado laboral.

La encuesta europea sobre la fuerza de trabajo 2004 mostraba que hasta un 36% de las mujeres inmigrantes en España encontraban trabajo en el hogar, frente al 27,9% de Italia y el 21,1% de Francia. La OIT coincide con la Unión Europea (UE) en señalar que más del 90% de los trabajadores domésticos en España son mujeres, y hasta el 8,4% del empleo femenino se concentra en el sector. Además, la mayoría de estas mujeres son inmigrantes provenientes de lationamérica.

Los 117 países y territorios estudiados en este informe presentan una nueva estimación del número de trabajadores domésticos en el mundo de 52,6 millones en 2010.

Mujeres inmigrantes sin una alta cualificación “soportan salarios muy bajos, horas de tra­bajo excesivas, día de descanso semanal no garantizado y en ocasiones se enfrentan a situaciones de vulnerabilidad frente a abusos físicos, mentales y sexuales o a limitaciones en su libertad de movimientos. A menudo es el reflejo de un trato discriminatorio por razón de sexo, raza o casta”, afirma el informe.

La investigación revela que sólo el 10% de todos los trabajadores domésticos (5,3 millones) está cubierto por la legislación laboral al mismo nivel que los demás trabajadores. En cambio, más de una tercera parte – 29,9 por ciento, unos 15,7 millones de trabajadores domésticos – están excluidos por completo del alcance de la legislación laboral de los países.

Para más de la mita de los trabajadores domésticos, la legislación nacional no prevé un límite de horas de trabajo semanales y para alrededor del 45 por ciento no prevé el derecho a períodos de descanso semanales. Ante la escasa valo­ración de que es objeto el trabajo doméstico por parte de la sociedad y la debilidad que caracteriza la posición negociadora de los trabajadores, la OIT recomienda establecer un salario mínimo a fin de proteger a los trabajadores domésticos de la explotación”.


Nota:  Els textos pertanyen a la font original dels diaris ABC-Societat i El País-Economia, per tant el llenguatge sexista utilitzat ambdues redaccions és independent de l'Associació Atzavara-arrels que lluita per la visibilitat i representació de les dones en la seva diversitat.

Clandestinas, por Luciana Peker.

Las migrantes en Europa son afectadas particularmente por la crisis. Pero sus particularidades muchas veces son mal vistas, incluso, por sectores feministas. Les critican a las latinas usar minifalda o a las musulmanas cubrirse la cabeza. Por eso, Vanesa Vásquez Laba propone una mirada no sólo con perspectiva de género sino también anticolonial para darles voz a las más silenciadas.


“La ausencia femenina, la voz ausente (fagocitada) de las mujeres (indígenas, afros, migrantes) es una forma de colonialismo discursivo: cuando las voces de las mujeres no aparecen, son fagocitadas o representadas y cuando lo hacen deben pedir permiso”, remarca Karina Bidaseca en el prólogo “Mujeres color café en las geografías racializadas”, del libro Voces desde los márgenes, mujeres inmigrantes, violencia y ciudadanía en Mallorca, España, de Vanesa Vásquez Laba (como directora), Marielva Rísquez Buonaffina y Romina Perazzolo.
“Yo creo que el gran desafío del feminismo es tener la capacidad de escucha en la diferencia”, dispara Vásquez Laba. Ella es socióloga, doctora en Ciencias Sociales, investigadora del Conicet, Profesora de la UBA y la Universidad de San Martín, militante de la Campaña por el Derecho al Aborto Seguro, Legal y Gratuito y colaboradora de Católicas por el Derecho a Decidir. La respuesta parece sencilla, pero no lo es cuando una mujer no responde al prototipo de autonomía que los feminismos esperan o simplemente quiere ponerse un velo en la cabeza. Desde esa frontera de la tela se hilvanan nuevos prejuicios o antiguas opresiones que se conjugan en la multiculturalidad de ir a buscar el oro y el moro a España y encontrarse con prejuicios y crisis.
¿Cómo empezaste a investigar a las migrantes en España?

–Me gané una beca para hacer una investigación del Conicet en el exterior. La Universidad de las Islas Baleares nos financió un proyecto sobre inmigración de mujeres en Mallorca. Esa zona tiene una historia migrante importante porque la actividad que la dinamiza es el turismo. Todo lo que es hotelería y servicios requiere de mano de obra barata y de baja calificación. Ahí llegan mujeres para el servicio doméstico, el cuidado de niños y ancianos y el trabajo en hotelería. Es un mercado ya segmentado por género y subsegmentado por raza, etnia o nacionalidad. La división sexual internacional del trabajo está subdividida al interior: las bolivianas hacen una cosa, las paraguayas otra y las argentinas otra.

¿Cómo son las diferencias por etnia o nacionalidad?

–Nosotras tomamos del sociólogo colombiano Santiago Castro Gómez el término “dispositivo de blanquitud”, que tiene que ver con cuánto se acercan las mujeres al modelo de mujer blanca, europea, de clase media, letrada en su aspecto. Según sus actitudes, su forma de ser y su forma de hablar, las posibilidades laborales y de inserción son mayores que las que están más lejos de ese dispositivo, como las paraguayas o bolivianas que portan rasgos indígenas.

¿Las argentinas tienen más aceptación?

–Sí, como las uruguayas.

¿Existe discriminación entre migrantes?

–No, vimos una fuerte solidaridad. Sí existe una fuerte discriminación de la sociedad española con las migrantes. Hemos recogido relatos espeluznantes de discriminación muy de servidumbre, de no compartir la mesa. El trabajo doméstico se convierte en un trabajo servil, no regulado y muy precario: las mujeres podían salir poco de las casas. Pero entre las mujeres migrantes hay mucha solidaridad. Nosotras pudimos ver la identidad latinoamericana.

¿Qué pasa con las musulmanas?

–Tomamos a las musulmanas del Norte de Africa: Marruecos, Ghana, Argelia, Africa Subsahariana. Con ellas fue otro abordaje metodológico, el impedimento que teníamos era la lengua porque, salvo las marroquíes, que algo de español conocían, las del resto de Africa hablan muy poco español y algunas inglés, y si no sus dialectos, que son bien variados.

¿Hacen los mismos trabajos que las migrantes latinas?

–A las africanas las llaman para los trabajos –siempre dentro de la hotelería– más de fuerza física, porque está la concepción de que la negra es más fuerte. Son las lavacopas, por ejemplo. No tienen movilidad social. Y son absolutamente discriminadas para cuidar niños. Hay testimonios que dicen “porque los niños se asustan de las personas negras”. Quedan afuera de los trabajos domésticos dentro de las casas porque no manejan el idioma y por el miedo a la negritud. 

Para el cuidado de los niños toman a colombianas o dominicanas, porque tienen un castellano muy parecido al de España, a diferencia de las argentinas. De ellas les molesta, para algunos trabajos, que no pronuncian la doble ele, lo que se convierte en un mecanismo de discriminación. El uso de la lengua ya es racismo bien evidente. Pero hace un año y medio había políticas de multiculturalidad e integración. Esto cambió abiertamente y hoy los migrantes no tienen cobertura sanitaria. A ese punto.

¿Hasta qué grado influyó la crisis?

–Viene afectando a las migrantes hace unos años y hoy son el sector más vulnerable, son las que no encuentran trabajo, son las que sufren situaciones laborales extremadamente precarias de jornadas de 15 horas y de gente que no tiene red social. Y las mujeres son las más afectadas en esta situación, porque generalmente están a cargo de los hijos.

¿Y cómo puede afectar a las mujeres la decisión de cortarles el acceso al sistema de salud?

–Antes tenían acceso a tratar una enfermedad y ahora tienen que pagar para acceder al servicio de salud. Quedan por fuera de la cobertura y realmente es una situación de expulsión, porque no hay protección de ingresos de ningún tipo. Acá, en el 2001, quien no ingresaba al mercado laboral se creaba una changa, las mujeres hacían tortas, artesanías, pan, tiraban una lona y algo vendían y traían algún dinero para solventar la olla de dos días. Pero en España el trabajo informal está absolutamente prohibido. No hay posibilidad de una changa para poder darles de comer a sus hijos.

¿Ya se ven migrantes que están volviendo a Latinoamérica?

–Sí. Todas tienen en el horizonte volver. Migrar tiene que ver con un componente que te impulsa por la superación laboral y de calidad de vida y un componente personal. Las mujeres nos hablaban de la necesidad de un trabajo y de ayudar a las familias, porque en sus países de origen no encontraban empleo, pero también la posibilidad de ser autónomas. Estas mujeres no son las mismas antes de migrar que una vez que pasaron por ese proceso. Tienen lo que las feministas llamamos empoderamiento. Hay un proceso de tomar decisiones, de autonomía, que las hace más fuertes. Muchas querían volver en diez años, con dinero para hacerse una casa o poner un negocio. Pero ese plazo se les acortó. Otras están resistiendo.

¿Cómo es la vuelta?

–La gente en el país de origen creía que la estaban pasando bárbaro. Y no que tienen jornadas de 15 horas durante 5 meses y después pierden el trabajo. Hay un imaginario entre sus amigos y familiares que se fueron a hacer la gran Europa. Resistían volver sin haber cumplido su objetivo o porque habían tenido hijos y los habían criado allá. Todas estas mujeres o su mayoría, salvo el caso argentino, son mujeres solas que dejaron a sus hijos muy pequeños al cuidado de sus madres, que los criaron por Skype o por teléfono, que mandaron dinero para que sus hijos se eduquen y que han estado distanciadas cuatro o cinco años. Pero no vimos resentimiento. Algunas volverían a migrar, otras no y otras en diferentes condiciones. Pero sí escuchamos la denuncia de la discriminación, que fue creciendo en la medida en que fue creciendo la crisis.

¿Por qué las argentinas son diferentes?

–El éxodo del 2001 fue una migración casi familiar, con papeles y con algún tipo de vínculo con España y, salvo las más jóvenes, no se fueron solas. De acá no emigró clase popular, sino la clase media. En otros países, como Bolivia, Ecuador o República Dominicana migraron los sectores más pobres. Los testimonios muestran que juntaron durante dos años para pagar un pasaje. Son sectores rurales o de pequeñas ciudades. El caso argentino fue muy distinto.

¿Por qué la violencia de género es mayor en las migrantes?

–Hay todo un debate en el feminismo español que dice que aumentó la violencia machista desde los procesos migratorios o es más fuerte en los colectivos migrantes. Yo creo que España tiene una historia de violencia estructural, patriarcal, importante. El franquismo fue una época nefasta que no ha sido revisada todavía en cuanto a buscar verdad, memoria y justicia. España tiene una historia de violencia machista. El movimiento feminista español fue muy fuerte en cuanto a que las jóvenes tienen mucha conciencia de género y a sus derechos reproductivos y sexuales. Es una sociedad en donde el feminismo ha calado. Por eso se denuncia y hay política pública fuerte. Frente a este panorama también se ha radicalizado la violencia en España. Los hombres no aceptaron amablemente ese límite y ser denunciados como machistas. Eso ha generado situaciones muy complejas. 

Existe una avanzada del Estado y de la sociedad civil, pero en la España profunda ves relaciones medievales donde los hombres maltratan a las mujeres en términos de mi abuela. Hay una masculinidad que no ha acompañado los avances. Es verdad que el discurso feminista no caló tan hondo en las migrantes. Nosotras tratamos de decir “ojo con imponer recetas a las otras mujeres” desde un feminismo postcolonial. Las migrantes no tienen la actitud de las españolas. No ponen los límites de las españolas. Esa sociedad no está mirando las diferencias entre las mujeres. Este libro quiso discutir un poco el concepto de violencia de género, porque el concepto de violencia es más amplio que la violencia machista. 

Las españolas solo apuntaban a la violencia machista y a acusar a las migrantes que no denunciaban a los varones por pegarles. Pero las migrantes sufren más en la calle, el trabajo, el supermercado que por el maltrato del marido. No se sienten identificadas con el discurso feminista porque las mismas que tienen un discurso de violencia de género son las que ejercen violencia racial en sus casas.

¿Y cuáles serían los límites de la multiculturalidad?

–Hay que diferenciar entre el velo y la mutilación y hay que escuchar a las propias mujeres. Yo creo que el gran desafío del feminismo es tener la capacidad de escucha en la diferencia. Ver qué denuncian y cómo ellas pueden subvertir esa situación de dominación y opresión. El discurso de “se tienen que emancipar de esta manera” fue muy contraproducente. Por ejemplo, querer quitarles el velo a las musulmanas cuando la concepción que tenemos las occidentales de ocultar el cuerpo es absolutamente distinta generó rechazo. Ellas no piden ayuda. Piden que las escuchen. 

Piden una construcción colectiva con participación en la emancipación, si no se plantea una relación de dominador-dominada. Hay una frase muy interesante de una mujer musulmana que dice “La mujer española piensa que se liberó porque se quitó ropa. Cuando llegué a España me ajusté más el pañuelo”. En este contexto, el pañuelo es un símbolo de resistencia contra el imperialismo occidental de mujeres y varones. 

Hay que escuchar sus otros valores y no pensar que la otra es una incapacitada social. A las musulmanas las discriminan por usar velo. Mientras que las latinoamericanas dicen “nos tienen desconfianza porque nos pintamos mucho o usamos minifalda”. No aceptan la diferencia. Y la diferencia siempre da miedo. No conocer cómo es la otra genera incertidumbre.